Nuestra historia surge  en la década del 2000, a partir de un par de encuentros interescolares, gestados  en la informalidad  y particularidad de algunos colegios, que ponen por primera vez sobre la mesa el diálogo de  temas de Integración escolar  de estudiantes con capacidades diferentes.

Nuestros Encuentros

En el año 2009 organizamos formalmente el primer encuentro, en donde nuestro principal objetivo fue conocernos, compartir nuestras realidades en torno a temas de inclusión y consensuar nuestro interes de sistematizar esta práctica.

Además de ratificar la enorme necesidad de compartir nuestras experiencias, confirmamos el interés de todos los colegios en ese entonces presentes de generar redes con el propósito de ir buscando respuestas a nuestras prácticas y nuestra realidad nacional.

A partir de entonces creamos un comité de organización conformado por  los colegios antes mencionados, los cuales año a año han ido rotando uno a uno para liderar los diferentes encuentros, en donde participan 20 a 30 colegios.

En estos esncuentros hemos compartido diversos temas y experiencias cómo:

  • Presentación de experiencias en los diferentes Colegios.
  • Educación Inclusiva desde la mirada de UNESCO (invitada especial, Rosa Blanco)
  • ¿Qué nos dice el Evangelio con respecto a las Diferencias y Capacidades?
  • SIMCE (invitada especial , encargada nacional del Mineduc)
  • Adecuaciones Curriculares
  • Desarrollo socio emocional al interior de los  proyectos hacia la inclusión.
  • Paneles experienciales de apoderados, profesores y especialístas externos.
  • Contextos facilitadores de la Autonomía y la Participación.

Nuestro Testimonio y Nuestra Invitación

Año a año hemos ido avanzando en el reconocimiento de la escuela como una realidad diversificada, en la que todos y todas tienen derecho a aprender. Realidad frente a la que cada día más colegios hemos decidido por opción comprometernos y hacernos responsables. Lo que antes era utopía hoy es práctica. Lo que antes era creencia hoy se ha transformado en convicción. El camino hacia la inclusión no sólo es posible sino que está dejando huellas positivas en la construcción de una cultura inclusiva.

Estamos demostrando a través de nuestras prácticas que los estudiantes con capacidades diversas no están determinados por un diagnóstico médico, sino  en gran parte por las oportunidades que les ofrecen sus contextos para alcanzar determinados aprendizajes.

Hemos asumido el compromiso con el prójimo como desafío ético político desde el principio de la justicia, en el que toda persona tiene derecho a aprender y desarrollar sus potencialidades.

En nuestro camino hacia la inclusión nos hemos atrevido a soñar y ser consecuentes a nuestra convicción de una sociedad solidaria que asume su compromiso más allá de la asistencia. Entendiendo que en ese compromiso existe una transformación social sólida y necesaria para una convivencia de calidad. Estamos aprendiendo a transformar el miedo en oportunidad y  en ello transformamos nuestros prejuicios en mitos.

Transformamos concretamente en nuestras prácticas, el “no aprenden” al “sí aprenden”. “El no puedo” al “Sí puedo”. El “llegar primero” en “llegar juntos”. El “tal vez” en “no hay duda”. Y el “algunos” en “todos”.

Descubrimos que la atención a la diversidad se hace con otros partiendo por nosotros mismos, promoviendo el diálogo con lo diferente.

Nuestros resultados se ven reflejados en experiencias imborrables para todos nuestros estudiantes. Experiencias de vida que responden a un evangelio inclusivo, en el que el más vulnerable es considerado protagonista.

Estamos dispuestos a equivocarnos para avanzar. Tenemos claridad de que hay mucho que de-construir para volver a construir. Estamos ciertos de que vamos a caer, pero a su vez queremos ayudarnos mutuamente a levantarnos. Estamos haciendo camino: familias, profesores, estudiantes y comunidades completas, en la convicción de que la ruta vulnerable, es la más enriquecedora. Educar es más que enseñar. Educar con sentido de trascendencia es por sobre todo aprender a convivir.

No sólo pretendemos cobertura para todos, sino permanencia, aprendizaje y participación para todos.

La Inclusión es una invitación a reconocer ; vivir y celebrar la riqueza y el aporte de la diferencia de todo ser humano. Animamos  a despertar a nuestros contextos frente a esta realidad y aprovechar la diversidad como recurso gratuito de aprendizaje.

Anunciamos el nacimiento al abrir puertas a la Inclusión , entendiendo que la diversidad es tema, responsabilidad y oportunidad de y para TODOS.